¿Por qué el precio del jamón de bellota ibérico es tan alto?

Pubicado el : 05/05/2016 12:56:26

 

 

Todo lo que se hace lentamente se disfruta más. Un abrazo, un paseo, una puesta de sol, un buen plato cocinado a fuego lento..y por supuesto, un buen jamón de bellota  ibérico y su minucioso proceso de elaboración. Para obtener una excelente pieza de este manjar tan español, es necesario que transcurran al menos unos cinco años, es decir, los dos años de vida del cerdo ibérico a los que hay que añadirle otros tres que es lo que dura la curación del jamón (entre el tiempo que pasa en el secadero, unos dieciocho meses, y después en la bodega, al menos otros doce), para que la pieza pueda ir cogiendo sabor, aroma y color. Esto resume porque el ibérico de bellota es tan caro, pero hay más factores.

Por ejemplo, quince son los lechones que de media produce una madre ibérica 100% y esto influye en los costes fijos de la explotación, ya que al ser tan pocos lechones, el coste de la inversión es más alto.

Otro aspecto que encarece el jamón es la alimentación que recibe el cerdo ibérico y el ejercicio físico que realiza en busca de alimento por la dehesa extremeña. Es decir, un cerdo ibérico puro vive alrededor de 24 meses y es sacrificado cuando pesa sobre unos 160 kilos. Mientras busca su alimento, está al aire libre y hace más ejercicio, con lo que tarda más en coger peso y hay que complementar su alimentación con pienso (más o menos durante 20 meses), lo que implica mayores costes de producción.

Cada animal necesita unas dos hectáreas de dehesa para alimentarse. Tanto si la dehesa es propia como si se alquila, esto conlleva unos costes. Por poner un ejemplo, si se alquila la dehesa, se pagarán entre 150€ y 200€ por cada cerdo ibérico que va a alimentarse en dicha dehesa y evidentemente, esto se reflejará en el precio final del producto obtenido.

Una vez sacrificado el cerdo y empezar con el proceso de curación del jamón, el tiempo que dicha pieza pasa curándose (entre 36 y 42 meses) conlleva una menor rotación en bodega y más espacio, lo que también aumenta el precio.

Y por último y no por ello menos importante, está la financiación. Producir un jamón de estas características requiere de unos cinco o seis años, como ya hemos mencionado y el productor no recupera su inversión hasta que vende el jamón. Durante esos cinco o seis años, los productores, en su mayoría, tendrán que mantener la inversión, lo cual sólo se consigue a través de créditos bancarios, que evidentemente, hay que pagar.

Ahora se puede entender porque se cotiza tan caro. No se vende sólo jamón ibérico de bellota, sino todo un proceso artesanal de elaboración y producción, esfuerzo y trabajo, para obtener un producto lleno de sabor, color y aroma. Por eso, un jamón de alta calidad nunca puede ser barato.

Así que la próxima vez que vayáis a disfrutar de unas lascas de este exquisito producto, saboreadlo lentamente, perdeos en sus características organolépticas, admiradlo y pensad que vale su precio!! Jamones baratos hay muchos, buenos, menos!  

 

Compartir este contenido