Y a ti, ¿te gusta el jamón ibérico?

Pubicado el : 12/05/2016 11:54:29

Ya en tiempos anteriores a los romanos se sabía del jamón ibérico y las dehesas de Iberia. Y aquí siguen, con nosotros. ¿Habéis visto alguna vez a los cerdos ibéricos pastando en la dehesa? Es un espectáculo! Todos esos animales oscuros, de poco pelo y unas patas tan finas que a una le asombra que vayan a poder soportar los 160 kgs que ha de pesar el cerdo cuando se le va a sacrificar. Todos juntos de un lado a otro, como una piña. Su pezuña es oscura, de ahí viene la denominación de pata negra, y su carne no siempre es del mismo color. Puede ser rosada o más roja. Todo depende de cómo se ha alimentado el animal y cuánto ejercicio ha hecho buscando su alimento. Y a pesar de toda esta actividad física que realiza, su carne no es tan fibrosa como se pueda pensar y su grasa es blanda y suave.

El cerdo ibérico procede del denominado tronco ibérico, que es el que predomina en nuestra península. Y no todos son de color oscuro, también los hay colorados, con más pelo o con menos. Lo que sí tienen todos en común es que de ellos se obtiene nuestro tan preciado jamón ibérico y toda una gama de embutidos, cada uno más rico que el anterior. Todo esto en cuanto a producto curado. Sin curar tenemos su carne fresca: secreto, entraña, pluma..De lo más jugosa y tierna y altamente demandada, al igual que jamones y embutidos.

El cerdo ibérico está emparentado con el jabalí, carne que también se come y que se diferencia en pocos aspectos de la del cerdo. La del jabalí es más firme pero tiene también un sabor agradable, y al igual que la de su primo el cerdo ibérico, es igualmente beneficiosa ya que, entre otras bondades, es baja en colesterol, siendo al mismo tiempo cardiosaludable y altamente recomendable para diabéticos ya que estabiliza la glucosa en sangre gracias a la vitamina B3.  

Estos son sólo algunos aspectos del origen del cerdo ibérico, que  se da por el centro, sur y oeste de la Península, territorio exclusivo de la producción del jamón ibérico. Manjar milenario y exquisito. Muy saludable y muy beneficioso. Y a ti, ¿te gusta el jamón ibérico?

Compartir este contenido